Prensa

Gacetillas · 31 de agosto de 2021

Una visita con la historia

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Tras un año y medio de restricciones por la pandemia, se reanudan las visitas guiadas para docentes y estudiantes en la Casa por la Identidad de Abuelas en el Espacio Memoria.

La Casa por la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo, en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA), reabre las visitas guiadas destinadas a docentes y estudiantes, a partir del mes de septiembre. Los recorridos se realizarán los días miércoles y jueves, con la posibilidad de elegir entre turno mañana y tarde, en horario a coordinar.

Después de las visitas “en burbuja” de febrero y marzo, los días viernes, en torno al aniversario del golpe genocida, estamos felices de esta nueva apertura que, esperamos, sea definitiva. Los visitantes serán acompañados por las guías de la Casa y contarán con el testimonio de un integrante de Abuelas de Plaza de Mayo.

“Cada espacio de la Casa aborda aspectos diferentes. Desde el inicio y la conformación de Abuelas, su lucha, la manera en la que se fueron organizando y se fue desarrollando la institución hasta llegar a ser lo que es hoy –cuenta el nieto restituido Guillermo Amarilla Molfino, quien habitualmente acompaña el recorrido de les chiques–. A través de fotografías, se pueden ver las primeras reuniones de las Abuelas hasta la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos. Se visita también la sala dedicada a la justicia, para que sepan todo lo que se hizo para que se acredite y se corrobore que se trató de un plan sistemático de apropiación de bebés. Durante el recorrido, alumnes y docentes participan, opinan, preguntan”.

“Parte del aprendizaje que se llevan las y los chicos, depende en buena medida de los docentes que los acompañan. Son ellas y ellos quienes hacen el trabajo de decodificación”, afirma Guillermo. “Por un lado, conocen la historia. Por otro, se llevan el mensaje del logro colectivo de las Abuelas de Plaza de Mayo. Además, se van sabiendo la responsabilidad que nos toca a todes asumir, desde algún punto, para buscar a las y los 300 nietos que nos faltan. Ya desde el momento en que las escuelas asisten a la Casa, ese es un gran paso en este compromiso y esta búsqueda que es de toda la sociedad. Se van con palabras fuertes: memoria, verdad, justicia. Y luego de la visita, la palabra identidad también toma otra dimensión en quienes participaron. Y se van sabiendo que hay un futuro por construir”.

Según Guille Amarilla, “el deseo es que vuelvan las escuelas y que haya aún más demanda de visitas”. “Compartir mi testimonio de vida con niñes y adolescentes es algo que hago con mucho placer –afirma–. Lo tomo como una tarea de militancia, necesaria, y también como un aprendizaje propio. De alumnes y docentes se aprende mucho. Escucharlos, irse uno mismo con preguntas después de las charlas, me resulta muy enriquecedor. La memoria, y esto se vive durante la visita, no es algo frío, quieta, sino que la ponemos en movimiento. Nietas, nietos, hermanos y hermanas, familiares y sobrevivientes, sabemos esto, y se siente bien hacerlo”.

Carolina Ángeles, desde su papel de guía, explica que comienzan el recorrido con dos fotografías: una de Horacio Pietragalla, secuestrado junto con su madre, y la de Juan Cabandié, nacido en el cautiverio de la suya. “Así mostramos las dos formas de apropiación de los nietos que buscan las Abuelas –señala y agrega–: Enfatizamos el hecho de que estamos en la ex Esma, donde pasaron muchas mujeres embarazadas, y contamos cómo funcionaban las maternidades clandestinas”. Asimismo, repasan junto con les estudiantes cómo se dio el golpe de 1976, cómo se empezaron a organizar Madres y Abuelas, y cómo estás últimas fueron dando visibilidad a la desaparición de sus nietes.

“Tratamos de analizar el rol de las instituciones en el terrorismo de Estado y concretamente en la apropiación de menores: el Ejército, la policía, el poder judicial, todos encubriendo los delitos. Abordamos el desarrollo de la genética en el reconocimiento de les niñes para avalar científicamente su identidad y luego el del proceso de justicia, desde la vuelta de la democracia, el juicio a las juntas, las leyes de impunidad, los indultos y la reapertura de los juicios en 2003. Culminamos con la charla de un nieto o nieta, todes sentades, para que esta historia, tan lejana para elles, se materialice”.

En el nuevo esquema de visitas, las escuelas no se podrán mezclar, para respetar las burbujas de contacto, y los cursos se distribuirán en grupos de 15 personas para guardar la distancia en cada una de las salas. Los grupos realizarán la visita de manera simultánea, sin mezclarse, y el recorrido tendrá una duración de 60 minutos.

Los y las docentes que quieran conocer, junto a sus estudiantes, la historia de búsqueda y lucha de las Abuelas, a través de las muestras gráficas y fotográficas de las salas de la Casa por la Identidad, deben inscribirse previamente al mail visitacasaporlaidentidad@abuelas.org.ar. Allí coordinarán día y horario.

Una vez confirmada la visita, los asistentes deberán cumplir con el siguiente protocolo: sólo se permitirá el ingreso con reserva previa y el listado preciso de los estudiantes y docentes que participarán de la visita; el acceso a determinados sectores de la Casa por la Identidad se limitará durante la visita por motivos de seguridad sanitaria; es obligatorio el uso de barbijo o tapabocas durante toda la visita, cubriendo nariz y boca, y se solicita mantener la distancia social recomendada (dos metros) durante la duración de la visita.

La entrada al predio es por es Av. Libertador 8151, CABA, donde se constatará que el visitante se encuentra inscripto y se le tomará la temperatura. En la Casa por la Identidad, el punto de encuentro para iniciar el recorrido es el hall de entrada. Les esperamos para seguir construyendo entre todos y todas memoria y difundiendo la lucha de las Abuelas, para encontrar a los casi 300 nietos y nietas que aún estamos buscando. 

Seguir Leyendo