Prensa

Noticias · 29 de junio de 2021

Se multiplicaron las consultas por dudas sobre identidad

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

En lo que va de 2021, se atendió de manera virtual cuatro veces más personas que las que fueron atendidas el año anterior y el triple que en 2019, sólo en Ciudad de Buenos Aires.

Luego de un año, primero de Aislamiento y luego de Distanciamiento, Preventivo, Social y obligatorio, Abuela de Plaza de Mayo decidió retomar las campañas masivas de búsqueda de nietos y nietas apropiados por el terrorismo de Estado. El resultado es sumamente alentador. A partir de la campaña “Plantamos Memoria. Sembramos raíces”, realizada en el marco del 45 aniversario del golpe genocida; la campaña direccionada a través de ANSES, que el 29 y 30 de marzo envió un mensaje sobre la importancia de conocer el origen a nacidos entre 1975 y 1980; y la campaña de bien público realizada entre el 15 de abril y el 15 de mayo con el spot “Animate a dar el paso” a través de canales de aires y radios de todo el territorio, el área de Presentación Espontánea de la ciudad de Buenos Aires ya lleva recibidas 756 consultas de personas que dudan de su identidad en lo que va de 2021. Si a ellas sumamos las consultas que llegaron a las filiales de La Plata, Córdoba, Rosario y Mar del Plata, hablamos de 1247 personas que se contactaron para averiguar sobre su origen en el transcurso de este año.

Los responsables de atender a las personas con dudas sobre su origen de todas las filiales de Abuelas (CABA, La Plata, Mar del Plata, Rosario, y Córdoba) llegaron a marzo con un diseño de atención y registro virtual que les permitió dar respuesta a semejante demanda. Las consultas llegan por mail o WhatsApp a los correos y celulares del área de Presentación Espontánea de cada filia, donde se registra el recorrido de cada consultante, a quien se le asigna un día de entrevista virtual y a partir de entonces se realiza el seguimiento para concretar la apertura de su legajo de investigación en la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), que con igual esfuerzo se encarga del trabajo de investigación documental.

En 2020 la cuarentena obligó a instituciones y dependencias del Estado a reducir la circulación y el contacto, igual ocurrió en las dependencias encargadas de la búsqueda de hijos e hijas de desaparecidos y en las distintas sedes de Abuelas. Las tareas se volvieron remotas y virtuales, y las posibilidades de investigación documental y realización de análisis de ADN se suspendieron momentáneamente. Por tal motivo, hasta junio de 2020 la difusión se limitó a mantener vigente el reclamo de búsqueda, mientras Abuelas y las instituciones armaban protocolos y organizaban sus mecanismos de atención e investigación a distancia. Así fue que en abril Abuelas retomó paulatinamente las entrevistas por video conferencia o teléfono y en agosto el Banco Nacional de Datos Genético (BNDG) arrancó con los primeros análisis, mientras mantuvo el procesamiento de muestras de tomas anteriores. De este modo, el área de Presentación Espontánea de Abuelas de Plaza de Mayo concluyó el 2020 con la apertura de 266 legajos de búsqueda de identidad en CONADI.

Para marzo de 2021 el andamiaje de atención, registro, entrevistas virtuales, derivación y, en los casos que amerita análisis en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), ya estaba aceitado, por lo que el aluvión de consultas que trajo la combinación de campañas pudo recibirse, no sin esfuerzo.

La pandemia nos ha permitido, en algunos casos, reencontrarnos con nuestros recuerdos, indagar en nuestras historias familiares, afrontar incógnitas que la vida fuera de casa disipaba. Quizá por esa razón estamos a mitad de año, con un promedio récord de personas que consultan sobre su origen. Cada día se visibiliza más el derecho a conocer nuestra identidad, por eso desde Abuelas también se trabaja para acompañar a aquellos que se animan a ejercerlo. Ojalá entre quienes se acercaron en estos tiempos logremos identificar a algunos de esos nietos y nietas que desde hace más de 40 años estamos buscando, y que también podamos contribuir a esclarecer la identidad de tantos otros y otras.

Seguir Leyendo