Prensa

Noticias · 09 de octubre de 2017

Rosario: Capacitación docente en el marco de Puebladas por la Identidad

  • Fuente: La Capital de Rosario
  • Autor: Vanina Cánepa

Irene Strauss realizó, junto al ministerio de Educación de Santa Fe y el Consejo Federal de Educación de Entre Ríos, una capacitación sobre Derecho a la Identidad a docentes de esas provincias.

Irene Strauss cuenta la historia de las Abuelas de Plaza de Mayo. El público que la escucha en el Colegio Nacional Nº 1 de Rosario, está compuesto por maestras que quizás más tarde cuenten la misma historia a sus alumnos.

Irene Strauss coordina el área de Educación de Abuelas de Plaza de Mayo. Su misión se asemeja a la de una propaladora porque, a través de la formación docente, intenta llevar la voz de las Abuelas a muchos colegios. Irene es una facilitadora, una persona que entrega herramientas a los maestros para que sepan cómo decir. ¿Cómo se nombra la ausencia de un nieto que vive pero que no sabemos dónde está?¿Cómo se cuenta el robo de 500 bebés durante la última dictadura? ¿Cómo se ayuda a encontrarlos? ¿Cómo se habla de la tristeza, del terror y de la desaparición de personas? "Se cuenta diciendo", señala Irene. Y en ese acto, la palabra se vuelve poderosa y se transforma en materia prima para construir la memoria. Como el ADN, la memoria se transmite de una generación a otra. Por eso frente al grupo de docentes, Irene Strauss cuenta. De eso se trata la "Pueblada por la identidad", una iniciativa que partió de la filial de Abuelas Rosario para reforzar la búsqueda de los casi 400 nietos que aún faltan y que pueden estar en barrios y pueblos de la Argentina profunda. La campaña federal se enmarca en los 40 años de Abuelas. Su principal objetivo es llevar el mensaje de búsqueda a todo el territorio nacional, realizando actividades culturales pero sobretodo, poniendo el acento en la educación y la capacitación docente en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. La propuesta incluye la entrega de material pedagógico a los profesores para que puedan enriquecer en el aula el trabajo sobre la memoria. Una de las oportunidades más cercanas para testear cómo funciona el proyecto será el próximo 22 de octubre, cuando se conmemore el Día Nacional del Derecho a la Identidad, fecha que fue incorporada al calendario escolar en el año 2004.

Esta semana el Ministerio de Educación de la provincia de Santa Fe y el Consejo General de Educación de Entre Ríos declararon de interés educativo la campaña federal que impulsa Abuelas de Plaza de Mayo. En Santa Fe, la ministra de Educación, Claudia Balagué, emitió dos resoluciones en las cuales declara de interés educativo a la Pueblada por la Identidad y a las jornadas de sensibilización y concientización, que organizó la Secretaría de Educación a través del Programa La Escuela Hace Memoria.

Una historia de lucha

Frente a los docentes, la capacitadora habla de la lucha de las Abuelas desde la perspectiva de la construcción de derechos. Cuenta de su trabajo colectivo y de las estrategias que usan para que los nietos apropiados que crecieron con una identidad falsa puedan conocer su verdadera historia. Dice que al principio, en plena dictadura, la única forma de reunirse para intercambiar datos era simulando festejos de cumpleaños en las confiterías coquetas de Buenos Aires. Las mujeres se ponían elegantes y se juntaban a tomar el té, como una forma sutil de camuflar su trabajo de detectives. En algunos casos lograron ubicar y recuperar a varios niños pero el paso del tiempo empezó a jugarles una mala pasada: las abuelas que llegaron a conocer a sus nietos advertían con angustia que con el correr de los años el rostro de los chicos se modificaría y como consecuencia, reconocerlos se volvería una tarea difícil. ¿Cómo determinar la filiación? La capacitadora se detiene en los logros que esta lucha impulsó también en el ámbito de la genética y habla del famoso "índice de abuelidad", a partir del cual con material genético de la familia más cercana se puede precisar la probabilidad de parentesco entre un abuelo y su nieto.

Tejedoras incansables de la memoria en estos cuarenta años de lucha, las Abuelas entendieron que tenían que caminar acompañando el crecimiento de sus nietos y transitaron la búsqueda por aquellos lugares en donde suponían que podían encontrarlos. En los '90, organizaron recitales porque pensaban que muchos de los nietos, adolescentes por entonces, podrían estar bailando al ritmo del rock nacional. Las Abuelas llevaron su mensaje ahí y sembraron la pregunta en todos aquellos jóvenes que tuvieran dudas sobre su identidad. Más tarde, sintieron que los chicos dejaban de hacer pogo y entonces organizaron Teatro X la Identidad y luego programas de televisión en medios masivos como "Televisión por la identidad", "99,99% La ciencia de las abuelas", "Acá Estamos. Historias de nietos que recuperaron su identidad" y "Un aire a vos", entre otras producciones audiovisuales y actividades.

Strauss les dice a los maestros que el despliegue de las abuelas tuvo su éxito. Muchos jóvenes comenzaron a acercarse a la entidad con dudas sobre su origen y hasta el momento, 122 nietos lograron recuperar su identidad. Para seguir avanzando, habla de la importancia de llevar el tema a los establecimientos educativos porque pasados cuarenta años, los bebés robados en dictadura ya son hombres y mujeres y muchos de ellos quizás mamás y papás de niños o adolescentes que tal vez puedan escuchar la historia en la escuela y a partir de ahí, abrir la inquietud en las familias.

Resistencias

Irene Strauss opina que es "fundamental" capacitar a los docentes. "Lo que necesita Abuelas no es que dependa ni de mí ni de cualquier compañero que vaya a dar una charla, lo más importante es venir, entregar todo lo que tengo, para que ese otro se anime a seguir entregando. Esa es la tarea de abuelas". Sin embargo cuenta que en las jornadas se encuentra casi siempre con dos grandes grupos de docentes: los que tienen empatía con la memoria y los derechos humanos, quieren trabajarlo y necesitan herramientas y aquellos que se resisten a abordar estos temas. "Lamentable la grieta de la cual se habla en Argentina también está acá. Hay maestros que todavía piensan que en la escuela no se puede hablar de política, como si la educación no fuera un acto político", afirma.

La capacitadora considera que aún falta mucho porque en los institutos de formación docente no hay materias específicas sobre derechos humanos, identidad y memoria y señala que, en la mayoría de los casos, profundizar o no en la materia con los futuros maestros es algo que queda a criterio de cada docente y se resuelve individualmente y de manera arbitraria.

  • Del genocidio nazi al argentino

Irene Strauss se presenta como una argentina que durante la dictadura del '76 vivía dentro de un tupper. Como muchos adolescentes que no estaban involucrados en la militancia, "estaba totalmente en la Luna", dice. Con la frase logra generar empatía entre los docentes que se resisten a hablar de derechos humanos en las escuelas. Ella viene de una familia de judíos alemanes, de padres que escaparon del nazismo y parientes que fueron asesinados en los campos de concentración y exterminio. Tenían impreso el terror en la piel y por eso durante el golpe decidieron guardarse y evitar por cualquier medio el contacto con la política. Recuerda el episodio que torció su destino. Fue al conmemorarse los veinte años de la dictadura. Estaba participando de la marcha y de repente escuchó la canción: "Como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar". Lloró durante horas. "Me pegó muy mal. La sensación que tuve fue repensar el lugar que yo iba a tener en la historia de mi familia. ¿Iba a seguir sintiendo que yo estaba escapada y tenía que ocultarme para que no me encontraran? Sentí que no podía tener la misma actitud, tenía que cambiar".

El acercamiento definitivo con Abuelas llegaría en el '99 cuando desde la entidad le encargaron la digitalización del libro de casos, que contiene las historias de todos los nietos que se buscan. "Estuve n mes tipeando y llorando. Debo haber pasado 300 casos. Fue tremendo enterarme de cada una de esas historias", recuerda Irene y marca en ese hecho su compromiso y militancia por el respeto a los derechos humanos. Desde entonces trabaja en la difusión, coordina el sitio web de Abuelas y articula con las diversas gestiones del Ministerio de Educación nacional la confección de materiales educativos y pedagógicos para la capacitación docente en todo el país.

Los docentes que participaron de la capacitación de Irene Strauss organizada por Abuelas recibieron materiales para trabajar en las escuelas sobre el derecho a la identidad. ¿Quién soy yo? es un librito con textos cortos que indagan sobre la justicia en democracia, el archivo biográfico familiar, el valor de la restitución y la contribución de la genética en la lucha de Abuelas. Destinado a docentes, el material arranca con un texto de Sonia Alesso, titular de Ctera y Amsafé, que se pregunta: "¿por qué enseñar sobre dictadura, terrorismo de Estado, derechos humanos y derecho a la identidad". Además recibieron un cuadernillo con historias sobre de nietos que recuperaron su identidad. Los docentes también recibieron el DVD con los microprogramas Un aire a vos. Los nietos que buscamos y una copia de la película Verdades verdaderas, sobre la vida de Estela de Carlotto.

Para acceder al sitio de Abuelas donde se publican los materiales disponibles para la enseñanza del derecho a la identidad en los distintos niveles educativos, hacer click aquí.

Seguir Leyendo