Prensa

Noticias · 12 de septiembre de 2019

Rosa Roisinblit fue distinguida con la Mención de Honor Juana Azurduy de Padilla

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

La vicepresidenta de Abuelas recibió el reconocimiento rodeada del cariño de sus familiares, nietos y nietas, amigos y funcionarios.

Rosa Tarlovsky de Roisinblit, vicepresidenta de Abuelas, fue distinguida con la Mención de Honor Juana Azurduy de Padilla que otorga el Senado de la Nación, por impulso de la senadora santafesina María de los Ángeles Sacnun. Esta mención se entrega a personas que se destacan "en su quehacer  científico, técnico, cultural, político, social, deportivo, económico, educativo, ético, moral y emprendedor" y que "hayan obtenido logros de interés para sus comunidades, propendiendo al bien común y defendiendo la soberanía, la independencia y la integración de los pueblos".

Durante la ceremonia, se resaltó la "extensa trayectoria como defensora de los derechos humanos" de Rosa y, también, "su infatigable militancia", y se proyectó un emotivo video que da cuenta de los cien años de vida de Rosa: su infancia en Moisés Ville, su trabajo como obstétrica, su vida familiar y su militancia en Abuelas, entre otros ejes.

Al momento de los discursos, la senadora Sacnun expresó su deseo de que "abrazando la memoria, la verdad y la justicia seamos capaces de construir una patria con oportunidades, con igualdad, con justicia social". "Nos vamos a inspirar en la vida de Rosa, en sus luchas, y partir de ahí vamos a sacar las fuerzas que necesitamos para salir adelante como país", aseguró.

Por su parte, Guillermo Pérez Roisinblit, nieto de Rosa, contó que en los últimos tiempos describe a su abuela con dos palabras que ella se niega a aceptar: "referente" y "prócer" contemporánea. 

Ante un auditorio colmado de diputados y diputadas, funcionarios y ex, nietos y nietas, colaboradores y amigos que la aplaudieron de pie, Rosa pidió que la ayudaran a pararse para recibir el diploma. "Vale la pena", expresó contenta por el reconocimiento colectivo.

A continuación, algunos fragmentos de su discurso:

"Nosotras, las Abuelas, hemos sido diseñadoras y constructoras de valores sociales al protagonizar la defensa del ser humano, protegiendo la vida, la libertad, la dignidad, el honor y mantener la lucha contra el abuso del poder.

Esa tarea esencial se proyectó a la defensa de la democracia y la soberanía popular para que a través del tiempo y de la memoria las instituciones crezcan y eviten que se puedan repetir los actos reñidos con la propia condición humana. La persecución y desaparición, los asesinatos de miles de ciudadanos durante ese período oscuro de nuestro país ocurrió en diversos puntos de nuestra tierra.

Ante lo perdido, padecido e irreparable proponemos la memoria colectiva. Exigimos verdad y justicia por lo absurdo, lo irracional y el accionar criminal.

La búsqueda de nuestros nietos generó avances en distintas disciplinas de la ciencia y podemos decir sin duda que nos llena de satisfacción y tenemos la tranquilidad de consciencia de haber colaborado en ello. Probablemente, no nos demos cuenta de la importancia que tiene haber desencadenado estos logros por medio de nuestra lucha ya no sólo en lo social sino también en lo genético, en lo jurídico y en lo psicológico.

Dejamos para la conciencia universal esta reflexión: si un grupo de mujeres-abuelas con mucho amor y dolor, sin poder económico ni político, hemos podido reparar en parte el agravio infligido a nuestros nietos, que refleja también el agravio a la niñez en general, qué no podrían revertir a favor de tantos sufrientes el poder del Estado, el Parlamento, la Justicia, en fin, todos los poderes del hombre que alguna vez fue niño".

Seguir Leyendo