Prensa

Noticias · 02 de septiembre de 2019

Los 90 de Sonia

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

La titular de la filial de Córdoba, ejemplo de tenacidad y de perseverancia, cumplió años y sigue buscando a su nieto.

“Necesito que me entiendan: yo nací con vocación de servicio, por eso me siento incómoda con cualquier tipo de atención. No deseo regalo, solo pasar un momento de alegría con todes ustedes; les debo muchísimo y los quiero con el corazón. Con todo el amor de una abuela”, dijo la propia Sonia, con la sonrisa de siempre, con la fuerza tierna que la caracteriza y la mantiene altiva, el día de su cumpleaños N° 90.

Su hija Silvina Parodi y su yerno Daniel Orozco fueron secuestrados el 26 de marzo de 1976. La joven cursaba un embarazo de casi siete meses cuando se la llevaron. Desde entonces, Sonia comenzó una búsqueda incansable en la que pudo confirmar que su hija dio a luz a un varón mientras estaba detenida en el centro clandestino La Perla.

Hace 10 años, Sonia escribía esta carta: “Querido nieto o nieta. Soy tu abuela Sonia. Hace tanto tiempo que estoy buscándote. Han pasado 33 años sin poder estar a tu lado en los momentos difíciles. Sin tu sonrisa, sin tus caricias. Me imagino encontrar en tu mirada el reflejo de tus padres. Silvina y Daniel te pensaron y esperaban tu llegada con mucho entusiasmo. Su compromiso con la sociedad, su solidaridad y un gran amor por vos hicieron que buscaran un mundo más justo para recibirte. Animate a buscarme. Seguro hay muchas preguntas que aletean en tu interior y que juntos podemos responderlas. Mi deseo más grande es abrazarte y descubrir juntos el amor que unió a tus padres, Silvina y Daniel… y que vive en vos y en mí. Este año cumplo 80 años y quiero festejarlos con vos brindando por nuestro reencuentro. Hasta encontrarte, te espero y te pienso. Tu abuela Sonia”.

Una década más tarde, miles de usuarios expresaron en las redes su emoción y su admiración por Sonia, quizá la figura más respetada de la provincia mediterránea. La filial de Abuelas de Córdoba, a través de Facebook, le dedicó un poema de Mario Benedetti: “No te rindas, aun estas a tiempo / de alcanzar y comenzar de nuevo / aceptar tus sombras, enterrar tus miedos / liberar el lastre, retomar el vuelo. / No te rindas que la vida es eso / continuar el viaje / perseguir tus sueños / destrabar el tiempo / correr los escombros y destapar el cielo”.

En estos más de 40 años de lucha Sonia se ha convertido en una de las referentes más importantes a nivel nacional de los derechos humanos. “Es tiempo de que tenga la justicia de ese abrazo postergado, de saber qué pasó con el hijo de su hija, de poder contarle sobre sus padres”, publicó la cuenta de Twitter de Abuelas el día de su cumpleaños.

Y entre tantos regalos bonitos, Sonia recibió otro poema pero éste de su nieta Silvina Parodi que dice así: “Es romero y es jazmín / mi abuela cumplió 90 años y cómo se le nota / se ha vuelto liviana y luminosa / se ha vuelto translúcida. / Está ahí desde siempre / espera, acompaña / su paciencia y su presencia son un sostén imprescindible. / No dice: no entendés nada porque sos chica / pero a veces sonríe solamente y yo ya me doy cuenta de que el tiempo le va a dar la razón. / En su infinita búsqueda, en su infinita espera / ha visto pasar la historia / Le propongo hacer un fiestón para celebrar su cumpleaños / pero dice que no tiene ánimo de fiesta / que está preocupada por el país / que se va a morir y nos deja con todo hecho pedazos, dice. / Pero yo no tengo miedo de que se muera / más bien me da la impresión de que va a salir flotando un día / y entonces pienso en atarle un piolín al tobillo / por si no sabe cómo bajar”.

Sonia finalmente tuvo su festejo el pasado 14 de septiembre en la localidad de El Manzano, Sierras Chicas, donde nietas y nietos restituidos, familiares y colaboradores de Abuelas la agasajaron como ella se merece.

Seguir Leyendo