Prensa

Noticias · 14 de diciembre de 2021

La memoria no es un cuento

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Se realizó el anuncio de los trabajos seleccionados del segundo certamen literario “La memoria no es un cuento” organizado por la Secretaría de Derechos Humanos, a través de la Dirección Nacional de Sitios y Espacios de Memoria junto al Ente Público Espacio para la Memoria ex ESMA.

El equipo de trabajo de los espacios para la memoria organizadores del certamen y el jurado cerraron oficialmente del certamen y anunciaron los cuentos elegidos para ser publicados en 2022. También estuvieron presentes la directora nacional de Formación de la Secretaría de Derechos Humanos, Gabriela Alegre; Guillermo Amarilla Molfino en representación del Directorio de organismos de derechos humanos del Espacio Memoria y Derechos Humanos, y Delia Giovanola, de Abuelas de Plaza de Mayo.

“Gracias por invitarme a volver a ser maestra”, dijo la Abuela de Plaza de Mayo Delia Giovanola. “Esto me recuerda cuando nosotras íbamos a visitar las escuelas, porque la difusión de Abuelas la iniciamos recorriendo las primarias y ahora lo hacemos hasta a nivel universitario”, contó. Delia destacó La Memoria no es un cuento como una actividad más para buscar esos “encuentros que nos faltan”, en referencia a las 300 personas cuya identidad fue apropiada durante la última dictadura y todavía no ha sido restituida.

El nieto restituido Guille Amarilla, por su parte, destacó la labor del jurado, de los trabajadores y las trabajadoras de los espacios y, también, el de docentes y estudiantes y que estos sean “participantes activos en la construcción de la memoria”. “Derribaron todo, pero no derribaron la palabra, estamos ansiosos por saber qué nos están contando, qué nos están diciendo esos niños y niñas”, agregó.

Gabriela Alegre valoró la convocatoria, que tuvo su primera edición en 2019, “cuando era difícil trabajar estos temas y la propuesta surgió de modo autogestivo en los sitios de memoria” y consideró que es importante seguir trabajando la violación de los derechos humanos desde la educación, así como “incentivar y promocionar la actividad de la escritura y la reflexión sobre la memoria”.

El jurado, compuesto por Paula Bombara, Dafne Casoy, Ángela Pradelli y Matías Segretti, eligió quince cuentos de entre los setenta que fueron presentados por estudiantes de los dos últimos años de escuelas primarias de todo el país. Segretti reflexionó que este certamen ayudaba “a que los chicos habiten el presente y puedan transformarlo”. A su vez, Bombara y Casoy opinaron que acciones como estas sirven para “ampliar el camino de la reflexión” y advirtieron que los cuentos escritos por lxs niñxs se salían del discurso cristalizado y políticamente correcto para incorporar sus intereses”, y recomendaron a los docentes “mantener abiertas las ventanas para que entren otros discursos traídos por lxs niñxs”. Pradelli citó a Primo Levy, a quien atribuyó la frase “si pasó una vez podría volver a pasar”, y concluyó: “Entonces para que no pase contemos ese horror y saquémoslo del silencio”.

Los cuentos seleccionados:

La casa: Escuela Municipal Nº 15 “Juan A Fava”, Mar del Plata, Buenos Aires.

Mi abuela Susana: Escuela para el Hombre Nuevo, CABA

Esa noche: Centro Educativo «Madre Teresa de Calcuta! Río Cuarto, Córdoba

Pensar que tan solo le gustaba dibujar: Centro Educativo «Madre Teresa de Calcuta», Córdoba.

Roberto y Fermín: Escuela Municipal Nº 15 “Juan A Fava”, Mar del Plata, Buenos Aires.

Un reclamo infinito: Centro Educativo General Paz, Río Cuarto, Córdoba.

Un elefante que pensaba diferente: Centro Educativo General Paz, Río Cuarto, Córdoba.

Terror al Falcon verde: Centro Educativo General Paz, Córdoba.

Qué tiene malo leer con amigas: Centro Educativo General Paz, Córdoba.

Yo sólo quería: Centro Educativo General Paz, Río Cuarto, Córdoba

Los recordaremos: Centro Educativo General Paz, Río Cuarto, Córdoba

Una noche fría en el trabajo: Escuela 18 “Alicia Carrizo, Villa Unión, La Rioja.

Mi mirada, una puerta a la identidad: Escuela 18 “Alicia Carrizo, Villa Unión, La Rioja

Libertad: Colegio Aprenderes, Tandil, Buenos Aires.

Los chicos del pueblo: Escuela 192 Dr. Nicolás Avellaneda, La Rioja.

Seguir Leyendo