Prensa

Noticias · 27 de junio de 2018

La lucha por la memoria, la verdad y la justicia en las redes sociales

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Narrativas en derechos humanos, ciberactivismo y el papel de los trolls fueron algunos de los temas que trataron dos de los máximos especialistas en la materia, invitados por Abuelas, para pensar y reflexionar sobre la comunicación en tiempos de Twitter.

"Polarización en redes sociales: ¿cuál es el alcance de nuestros mensajes?", así se tituló la charla debate organizada por Abuelas para reflexionar sobre la construcción de narrativas en derechos humanos y los caminos que toman nuestras publicaciones. La actividad se desarrolló en el Auditorio de la Casa por la Identidad del Espacio Memoria, con la exposición de los especialistas en medios Ernesto Calvo y Natalia Aruguete, quienes vienen analizando la circulación de relatos en torno a casos vinculados a esta temática.

Ernesto Calvo es doctor en Ciencia Política de la Universidad de Northwestern, Estados Unidos, y algunos de sus estudios se focalizan en los vínculos entre redes sociales y política. Natalia Aruguete es investigadora del Conicet, profesora universitaria y colabora en medios como Página/12 y Le Monde Diplomatique. Sus temas de investigación se centran en el análisis de las agendas mediática, política y pública, y en el diálogo entre medios tradicionales y redes sociales. La mesa fue moderada por Sebastián Rosenfeld, profesional de marketing digital con experiencia en medios y, además, uno de los nietos de las Abuelas.

"Hay redes buenas y malas, y las malas han estado inundándonos en los últimos tres años", remarcó Calvo y precisó: “Las cuentas que activaron las narrativas del caso de Santiago Maldonado –objeto de uno de sus estudios– eran verificadas e institucionales, y del lado del Gobierno fueron los trolls, cuyo objetivo era impulsar el nivel de violencia para vaciar la conversación, que la gente se retraiga y haya menos usuarios que puedan recibir el mensaje".

En el caso del 2x1, según Calvo, “el Gobierno quiso apropiarse de la narrativa, trató de transformarlo en un tema de seguridad y mano dura, y esto hizo que las comunidades queden menos polarizadas que en el de Maldonado". Mientras tanto, "en el caso de #AbortoLegal, las organizaciones sociales y de DDHH tomaron el control de la conversación en las redes porque la dinámica la convirtió en un debate sobre una política pública", opinó.

"Analizamos el caso Maldonado con un gran compromiso emocional y su final nos dolió enormemente –subrayó Aruguete–. El del 2x1 nos generó más optimismo y allí el Gobierno debió ceder espacios. Más esperanzador aún fue el de #AbortoLegal donde la transversalidad tuvo rostro feminista".

Los ataques de trolls se dan cuando las redes se polarizan. “El retweet es indicador de polarización, es una demostración de cómo está conversando la gente. En la medida que retuiteamos información estamos atrayendo al usuario que la tuiteó para nuestro lado", explicó la investigadora al público que se acercó a la Casa por la Identidad.

"En la conversación sobre el #AbortoLegal se vio que buena parte de las cuentas con más retweets no fueron oficiales ni institucionales. El retuiteo se dio por una profunda afinidad cognitiva e ideológica, y el activismo tomó tanta fuerza que las cuentas de periodistas o medios tradicionales se situaron en el centro formando una comunidad casi propia pero recostándose en la comunidad verde", detalló.

"Si me ataca un troll no debo responder, si respondo lo traigo a mi comunidad, y mucho menos salir a responder en soledad, porque así activa la narrativa del otro. Si queremos activar narrativas, etiquetas, palabras, debemos hacerlo en forma articulada", añadió Aruguete.

"Este tipo de estrategias de los trolls enlodan el diálogo en las redes y la gente se retrae y se va”, afirmó Calvo y destacó: "A los trolls hay que denunciarlos y si es colectivamente mejor. Y si bien pueden liquidar ciertos eventos, terminan achicando su propio espacio y sus grupos por sus mensajes negativos".

El especialista reveló que "en México, con los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, pasó en la redes algo similar al caso Maldonado”. “El Gobierno de Peña Nieto inyectó data sucia y trivial para que los usuarios no reciban nada en sus búsquedas", dijo, y también lo comparó con el tema de los refugiados e inmigrantes en Estados Unidos.

"Los organismos de DDHH deberían articular sus estrategias comunicacionales, coordinarse entre sí, en esto todavía están a la saga de partidos y empresas", expresó Calvo. "Es importante que la política de DDHH que se ha consolidado como política de Estado sea propagada como universal y que llegue a actores que están a la derecha y son reacios a esta política", concluyó.

A modo de cierre, el moderador Sebastián Rosenfeld sostuvo: "Tratemos de encontrar mensajes que construyan más desde lo humano, busquemos actores que nos ayuden, comuniquemos con una estrategia de largo plazo, tengamos cuidado y pensemos a quién le estamos hablando".

Seguir Leyendo