Prensa

Noticias · 14 de diciembre de 2012

La justicia condenó al médico represor Jorge Luis Magnacco a 10 años de prisión por la apropiación de Evelin Bauer Pegoraro

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Abuelas de Plaza de Mayo celebra la condena a diez años de prisión contra Jorge Luis Magnacco, por ser responsable del delito de sustracción, retención y ocultación de nuestra nieta Evelin Bauer Pegoraro, restituida en abril de 2008.

 

Aunque las Abuelas habíamos pedido 19 años de prisión para el médico represor de la Escuela de Mecánica de la Armada, que intervino en decenas de casos de niños nacidos en el cautiverio de sus madres, aplaudimos que se lo haya reconocido como partícipe necesario de la apropiación de la hija de Susana Beatriz Bauer y de Rubén Pegoraro.

La historia

Susana y Rubén militaban en la organización Montoneros. El joven fue secuestrado el 16 de junio de 1977 en la ciudad de La Plata y ella, el 18 de junio del mismo año en la estación de Constitución de la ciudad de Buenos Aires, embarazada de cinco meses. Por testimonios de sobrevivientes pudo saberse que Susana permaneció detenida en la ESMA, luego fue llevada a la Base Naval de Buzos Tácticos de Mar del Plata, al CCD "La Cacha" y, finalmente, devuelta a la ESMA donde Luis Magnacco la hizo parir en condiciones indignas, a fines de noviembre de 1977.

La niña fue entregada al matrimonio compuesto por el ex marino Luis Vázquez Policarpo y su esposa, Ana María Ferra, quienes la anotaron como hija propia. La falsa partida de nacimiento fue firmada por la partera Justina Cáceres. En 1999, Vázquez reconoció que había recibido a la niña mientras desempeñaba tareas en el Edificio Libertad. Desde entonces Abuelas comenzó un arduo trabajo para lograr restituir a la niña, por ese entonces ya una adolescente.

El caso de Evelin llegó a la Corte Suprema, quien le negó a la joven la posibilidad de conocer su identidad, poniendo como supremo el derecho a la intimidad por sobre el de su origen. Finalmente, gracias a las nuevas alternativas para obtener material genético, el 14 de febrero de 2008 la justicia ordenó recoger objetos personales de su domicilio a fin de extraer muestras de ADN. El 22 de abril de ese mismo año, el Banco Nacional de Datos genéticos informó a la justicia sobre los análisis que confirmaron que la joven era la hija de Rubén Bauer y Susana Pegoraro.

Así Evelin pudo conocer su verdadera identidad y hoy la justicia condena a uno de los responsables de tan aberrante delito.

Seguir Leyendo