Prensa

Noticias · 13 de septiembre de 2019

“Han logrado el objetivo: que yo pueda conocer a los que no están”

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Marcela Solsona Síntora, quien recuperó su identidad en abril de este año, recibió en Córdoba su Archivo Biográfico Familiar y agradeció a Abuelas el trabajo realizado.

Cinco meses atrás, cuando Abuelas anunció la restitución de la nieta 129, se generó una ola de felicidad que atravesó fronteras. Sucede que Marcela Solsona Síntora, de ella se trata, vive hace muchos años en España y ahora regresó, ya con su verdadera identidad, a encontrarse con sus hermanos, Martín y Marcos, y su padre Carlos, sobreviviente de la dictadura. Pero no sólo con ellos, porque gracias a que recibió su Archivo Biográfico Familiar, pudo también conocer la historia de su madre, Norma, y de sus abuelos, a través de los testimonios de amigos y seres queridos recopilados por las entrevistadoras de nuestra Asociación.

Apenas vuelta a España, Marcela envió un correo electrónico en agradecimiento a los equipos de Abuelas de Córdoba –donde se concretó la entrega del Archivo– y de Buenos Aires. “La semana pasada terminamos de escuchar con Marcos el último audio que nos quedaba –escribió–. Los que nos dio tiempo los compartimos durante los días que estuve en Córdoba, y el resto fuimos quedando a la distancia para escucharlos juntos mientras los comentábamos por WhatsApp, fueron unas horas muy emotivas y bonitas. Es impresionante la calidez y calidad de las entrevistas, realmente han logrado el objetivo que tenían, que es que yo pueda conocer a los que no están y mucho más a los que tuve la suerte de poder encontrar”.

“Al terminar Marcos me preguntó que sentía, y le dije que tenía la sensación de que todo tiene más forma y color. Y aunque ahora siento la pena de no haber conocido a mis abuelos, lo compensa el sentir que puedo hablar de mi mamá, sabiendo cómo era y cómo hubiera sido si estuviera. También fue muy bonito poder compartir todas las entrevistas con el resto de la familia, que se emocionaron mucho de escuchar a los que ya no están, y a ellos mismos. Sepan que esto no fue sólo para nosotros tres, son muchos y muchas quienes lo han disfrutado. Muchísimas gracias, les mando un beso enorme y todo mi cariño”.

Seguir Leyendo