Prensa

Noticias · 28 de febrero de 2013

Entrevista a la Abuela Leda Barreiro, luego de la ejemplar sentencia del juicio Base Naval II

  • Fuente: Abuelas, Filial Mar del Plata
  • Autor: Jorge Censi

Después de un año y medio de iniciado el juicio llegamos a la esperada sentencia. A las altas temperaturas del mediodía marplatense hay que sumarle el calor popular de la gran cantidad de organizaciones sociales y políticas que se hicieron presentes en las puertas del Juzgado.

Desplegando su colorido de banderas y bombos, con parlantes que reproducían las palabras del Juez Michelle:

Alfredo Manuel Arrillaga, Juan José Lombardo, Raúl Alberto Marino, Roberto Pertusio, Rafael Alberto Guiñazú, José Omar Lodigiani y Mario José Osvaldo Forbice: Prisión Perpetua. Justo Alberto Ignacio Ortiz: 25 años de prisión. Juan Eduardo Mosqueda y Julio Cesar Falcke: 14 de prisión. Ángel Narciso Racedo: 12 de prisión. Ariel Macedonio Silva: 10 de prisión. Juan Carlos Guyot: 3 años de prisión en suspenso.

Para la abogada Yamila Zabala Rodríguez "el 15 de febrero fue un día histórico para Mar del Plata, logramos sentencia condenatoria para los 13 imputados de la causa Base Naval 2, logramos que se investiguen las complicidades civiles de los magistrados y funcionarios judiciales durante los años de la dictadura cívico-militar, logramos justicia para todos los compañeros desaparecidos, para los sobrevivientes, para las madres y padres de los nietos recuperados y de los que aún estamos buscando. El sentimiento que se siente es SATISFACCION por la batalla que nunca abandonamos y por lo logrado".

La referente de Abuelas de Plaza de Mayo filial Mar del Plata, Ledda Barreiro expresó que "Este juicio va directo al corazón de Abuelas, al corazón de la búsqueda, poder saber dónde estuvieron nuestras hijas, dónde nacieron nuestros nietos. Esto sucedió en Mar del Plata, una ciudad muy especial, turística, de raíces bastardas, donde estaban todas las Fuerzas Armadas funcionando, estaba lleno de campos de concentración. Saber que cinco embarazadas estuvieron en la Base Naval, mas específicamente en Buzos Tácticos. La gente piensa en buzos Táctico y piensa en otras actividades, no ve el lado del terror y la tortura. Saber que nuestras hijas pasaron por ese lugar y poder tener los testimonios suficientes para poder llevar a cabo el juicio fue conmocionante, porque esto pasó en la Mar del Plata de Antes, la Mar del Plata chiquita, la del turismo pero también la del horror. Una piensa en las chicas embarazadas torturadas y se nos ponen los pelos de punta, por ejemplo saber que tres de esos bebés recuperaron su identidad y que los otros dos los estamos buscando, es impactante. Pensamos que no se puede poner en palabras el horror, el camino que llevaron las chicas, que no podemos comprender, fueron secuestradas en Capital o La Plata y llevadas a la ESMA, ahí las torturan, nadie se liberaba de la tortura, y las traían a Mar del Plata a Buzos Tácticos, las vuelven a llevar a la ESMA, ahí tienen sus hijos, y no son asesinadas por lo que se sabe en ese lugar, sino que vuelven a Mar del Plata y acá desaparecen.

Tenemos dos abogadas en la filial, Estela Murgier y Yamila Zavala Rodríguez, que hicieron un trabajo excepcional, un trabajo militante, ellas militaron el juicio, y eso te colma. En nuestro caso siempre tenemos gente que esta dispuesta a acompañarnos, a ayudarnos.

Para nosotras la justicia repara, si bien no nos devuelve a nuestras hijas, nos devuelve la confianza y el respeto, estos juicios son históricos, quedan en el inconciente colectivo que se hizo justicia. Nos refleja la realidad de la tragedia pero también el desafío y la esperanza de seguir buscando los 392 nietos que faltan".

Con este juicio nada culminó, sólo es parte de la lucha del pueblo y sus organizaciones en pos de justicia y la búsqueda de todos los nietos apropiados.

Seguir Leyendo