Prensa

Noticias · 15 de agosto de 2022

El otoño de un genocida en clave de policial negro

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

En la Casa por la Identidad se presentó la novela Agazapado de Juan Carrá con Claudia Piñeiro y la nieta Claudia Poblete como invitadas.

El periodista, escritor y docente Juan Carrá presentó su novela Agazapado en la Casa por la Identidad, en el Espacio Memoria y Derechos Humanos. El libro cuenta la historia de un represor de la última dictadura que debe cumplir prisión domiciliaria, supervisado por la empleada doméstica que trabaja en su casa. Durante el encuentro, el autor dialogó con su par Claudia Piñeiro y la nieta restituida Claudia Poblete, con la moderación del periodista Manuel Barrientos.

Por su trabajo, Carrá ha cubierto diversos juicios de lesa humanidad, algo que fue dejando huella en su escritura y puede verse en la novela gráfica ESMA (Evaristo, 2019) junto al dibujante Iñaki Echeverría, el libro de cuentos Ojos al ras (Alto Pogo, 2021), y en Agazapado. Nacido en Mar del Plata, la Base Naval de esa ciudad ha sido central en la construcción de su imaginario sobre la dictadura.

Habiendo seguido uno de los juicios por los crímenes cometidos en la ESMA, asegura: “Fue la máquina de exterminio más sofisticada. Me llama mucho la atención la ESMA como proyecto político”. Docente de la carrera de Periodismo en TEA y de la carrera Artes de la Escritura en la Universidad Nacional de las Artes, Carrá fue distinguido con el premio Alfonsina en el rubro “Creación literaria”.

La novela editada por Hojas del Sur propone un lectura original sobre el proceso de justicia de los crímenes de lesa humanidad, desde la intimidad de la casa del capitán Alberto “El Dentista” Pinzón, un represor de la Armada que comienza a ser juzgado por los delitos cometidos durante la última dictadura. Está encerrado en un departamento, abandonado por la familia, bajo la custodia de Adela, una trabajadora que lo asiste en su presunta enfermedad. Agazapado invita a reflexionar sobre el proceso de Memoria, Verdad y Justicia, el desconocimiento o desinterés sobre lo ocurrido a más de 40 años de la dictadura, los silencios, complicidades y mecanismos de negación que aún atraviesan nuestra sociedad.

Carrá destaca el corrimiento de los márgenes de la novela negra sobre contenidos sociales. “Me parece muy interesante de un género que siempre gozará de buena salud, en tanto y en cuanto dialogue con su época”, afirma. En ese género ubica a la escritora, su amiga y referente, Claudia Piñeiro, quien estuvo conversando con él sobre la novela.

Al diálogo se sumó también la nieta restituida Claudia Poblete Hlaczik, hija de José “Pepe” Poblete Roa y de Gertrydis “Trudy” Hlaczik, detenidos desaparecidos desde el 28 de septiembre de 1978. Claudia fue apropiada por Ceferino Landa, integrante de la estructura de inteligencia del Ejército, y su esposa, Mercedes Beatriz Moreira. Abuelas de Plaza de Mayo junto a los familiares iniciaron las causas judiciales correspondientes hasta que, en 1999 la joven fue citada por la justicia para que se realizara los análisis genéticos, que arrojaron como resultado que era la hija de Pepe y Trudy. Veintidós años vivió apropiada Claudia, bajo la mirada atenta de Landa y Moreira; y cuando la justicia los condenó aún vivía con Moreira, a quien le cupo el beneficio de la prisión domiciliaria.

Seguir Leyendo