Prensa

Comunicados · 19 de febrero de 2019

El incendio en la RIBA fue intencional, exigimos que se identifique a los responsables

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

El ex centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio fue declarado Sitio Histórico de la Memoria en 2017, luego del juicio en que se investigaron los crímenes cometido allí.

La justicia confirmó hoy que el incendio ocurrido el jueves último en las instalaciones del ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio que funcionó en la Regional de Inteligencia de Buenos Aires (RIBA) fue intencional y de gran envergadura. Por tanto, las Abuelas de Plaza de Mayo solicitamos que la causa sea elevada a la justicia federal y se investigue quiénes fueron los responsables del siniestro. La RIBA, ubicada en el centro de Morón fue declarada Sitio de Memoria en 2017, pero se encuentra desde entonces sin luz ni gas, y hasta el día de hoy que fue dotada de una patrulla de seguridad, estaba también sin vigilancia.

La ex Regional de Inteligencia de Buenos Aires, dependiente de la Fuerza Aérea, funcionó durante la última dictadura cívico militar como centro de operaciones de espionaje contra los militantes y también alojó detenidos desaparecidos. Por allí pasaron Patricia Roisinblit, embarazada de ocho meses y su compañero, José Manuel Pérez Rojo. El hijo que esperaba el matrimonio fue a apropiado por personal de inteligencia de esta misma dependencia y restituido en el año 2000. En 2016, las Abuelas logramos condenar a los responsables del secuestro y desaparición de Patricia y José, y confirmar que la RIBA funcionó como un Centro Clandestino. A partir de la sentencia, en 2016 el sitio fue señalizado y en 2017 obtuvo el status de Sitio Histórico de la Memoria. Sin embargo, desde entonces lejos de realizarse las tareas necesarias para el mantenimiento, preservación y promoción del inmueble, se ha mantenido en estado de total abandono, hasta el punto de incendiarse.

La Ley de espacios para la memoria tiene por objeto “establecer un marco jurídico para la protección de aquellos Sitios respecto de los cuales existieren pruebas suficientes sobre su funcionamiento como Centros Clandestinos de Detención, Tortura y Exterminio”, es por tanto que resulta responsabilidad del Estado preservar los espacios de Memoria, así como dotarlos de materiales y seguridad para garantizar su funcionamiento.

La RIBA, hoy quemada, lejos se encuentra de la protección que prevé esta Ley, por eso exigimos que la justicia investigue cómo y quiénes propiciaron el incendio y al Estado, que garantice la preservación de los espacios que guardan la Memoria del pueblo argentino. 

Seguir Leyendo