Prensa

Comunicados · 28 de marzo de 2019

Despedimos a un amigo y compañero

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Adalberto buscó a sus hijos hasta que el 2011 el EAAF confirmó que su compañera Liliana había sido asesinada antes de dar a luz.

Abuelas de Plaza de Mayo despide con enorme tristeza al compañero Adalberto Rossetti, quien buscó a sus hijos hasta que el equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó los restos de su compañera desaparecida, Liliana Ross, y le confirmó que había sido asesinada antes de dar a luz. Adalberto, su mamá Elda Trinchero de Rossetti y su suegra, Lucía Irma de Ross buscaron hasta el último día de sus vidas memoria, verdad y justicia.

Adalberto hacía un tiempo que se encontrada con su salud deteriorada y anoche sus familiares nos informaron sobre su muerte. Su vida signada por el dolor, pero también por su fortaleza - que le permitió rearmarse y formar otra familia- lo convirtieron en un ejemplo de entereza y dignidad a seguir.

Adalberto, oriundo de la ciudad bonaerense de Chacabuco, conoció a Liliana, también chacabuquense, en el ámbito de la militancia universitaria, en la ciudad de La Plata. Formaron pareja y luego de un tiempo de noviazgo se fueron a vivir juntos a una casa en las afueras de la ciudad. En ese tiempo, Liliana trabajaba cuidando a un hombre mayor mientras cursaba su último año de carrera de Trabajo Social de la UNLP. En septiembre de 1976 quedó embarazada, y cuatro meses después fue secuestrada en la ciudad de La Plata, en la vía pública. Por testimonios, pudo saberse que permaneció detenida en la Guardia de Infantería de 1 y 60 en La Plata. Adalberto la buscó desde el primero momento y desde su exilio reclamó por ella y sus hijos.

Luego de la desaparición de Liliana, en 1979 Adalberto consiguió escapar hacia Brasil y un tiempo más tarde exiliarse en Europa hasta el retorno de la democracia. Las Abuelas Rossetti y Ross fueron pilares en la búsqueda de su nieto primero, y un tiempo después de sus nietos, ya que por la confusión con un testimonio, durante mucho tiempo se creyó que Liliana había tenido mellizos en la cárcel de Olmos. Esos mellizos, con las restituciones de Gonzalo y Matías Reggiardo Tolosa, luego se supo que eran los hijos de María Rosa Tolosa y Juan Enrique Reggiardo, un gran golpe para Adalberto.

Finalmente y después de 34 años de búsqueda, en el marco de la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas llevada adelante por el EAAF, los restos de Liliana fueron identificados. Había sido inhumada como NN el 2 de febrero de 1977 en el cementerio de San Martín. El 28 de marzo de 2011 la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la ciudad de Buenos Aires lo ratificó. De esta manera, pudo comprobarse que su embarazo no llegó a término y que la joven fue asesinada el 1° de febrero de 1977 en un enfrentamiento fraguado ocurrido en las calles Pasco y Roca de la localidad de Ciudadela, provincia de Buenos Aires. Adalberto pudo cerrar así su búsqueda, despedir a Liliana junto al resto de sus familiares, y permitirse ese duelo negado y tan necesario para seguir adelante. La ciudad de Chacabuco, lloró entonces y llora hoy al despedir a Adalberto. Hasta siempre, querido hijo y compañero.

Seguir Leyendo