Prensa

Noticias · 22 de agosto de 2020

Desclasificados, un proyecto que avanza

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

El trabajo conjunto de Abuelas, el CELS y Memoria Abierta, cuyo objetivo es sistematizar y garantizar el acceso a los archivos desclasificados por Estados Unidos, sigue desarrollándose en la virtualidad.

Fruto de la labor colaborativa entre Abuelas de Plaza de Mayo, el CELS y Memoria Abierta, a partir de la última apertura de archivos desclasificados sobre la dictadura argentina, entregados en 2019 por los Estados Unidos, el proyecto tiene como asociados a la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA –a través del Centro Antonio Gramsci y la carrera de Comunicación–, y a los traductorados de inglés del Instituto Lenguas Vivas, del Lengüitas, de la Universidad de La Plata y la Universidad del Salvador.

Organismos e instituciones académicas realizan la lectura, traducción e indexación exhaustiva de los documentos, con el objetivo de construir un instrumento de acceso a los archivos desclasificados. En marzo de este año se presentó la página desclasificados.org.ar, que hasta el momento lleva publicados 1000 documentos relevados y se prevé pronto una segunda tanda de 1000.

Además de la difusión y accesibilidad de los documentos a periodistas, investigadores y a la justicia que lleva adelante causas por delitos de lesa humanidad, el propósito también es pedagógico, puesto que se acompaña el trabajo de los practicantes de la facultad de Ciencias Sociales y los traductorados. La pandemia, si bien obligó a rediseñar ese acompañamiento, también brindó la posibilidad de compartir experiencias con expertos que viven a grandes distancias e incluso en el exterior del país.

Gustavo Meoño, archivero de Guatemala, contó su trabajo con los archivos de la policía de su país. Desde 2005, cuando fue descubierta toda la documentación, y durante 13 años, dirigió el Archivo Nacional de la Policía, que el actual gobierno de derecha de Alejandro Giammattei intenta desmantelar. Meoño remarcó a los estudiantes la importancia de los archivos para las causas de la memoria, la verdad y la justicia en Latinoamérica.

Carlos Osorio, director del proyecto Sur del Archivo de Seguridad Nacional en Estados Unidos, y Silvia Tandeciarz, profesora de la Universidad Williams and Mary, fueron quienes llevaron adelante las gestiones para el proyecto de Desclasificados de Estados Unidos sobre la dictadura argentina. Ambos coordinan un proyecto de trabajo con estudiantes de la Universidad Williams and Mary similar al de Abuelas, CELS y Memoria Abierta con Sociales y los traductorados.

Osorio detalló cómo fueron las negociaciones entre el gobierno yanqui y la Argentina para llegar a esta cuarta entrega de documentos desclasificados. Tandeciarz relató la práctica de sus estudiantes que, como sus pares argentinos, leen exhaustivamente los documentos, buscando palabras claves que sirvan para identificar datos que puedan aportar pruebas para causas de lesa humanidad y para el proceso de memoria histórica. Osorio contó que desde su organización trabajan en la identificación de evidencias, y enumeró los aportes realizados a la causa Contraofensiva montonera a la que –a partir de una lista de 90 víctimas, otra de imputados, y otra con áreas geográficas– contribuyeron con información: “En Contraofensiva ya revisamos todas las víctimas, tenemos todos los documentos de 2002 y 2019”, puntualizó. Los organismos manifestaron que trabajarán en conjunto con Osorio para potenciar ambas bases y fortalecer sendos proyectos, tan singulares y semejantes a la vez.

Los últimos expositores invitados al proyecto Desclasificados fueron los abogados del área de lesa humanidad del CELS, Sol Hourcade y Juan Cruz Goñi, quienes dieron un panorama sobre las causas en curso y la utilidad de los archivos para robustecer las pruebas en estos juicios. Para septiembre se anuncia una charla con Luciana Bertoia, periodista con amplia experiencia materia. A la intervención de los invitados les sigue un espacio de puesta en común y reflexión entre los estudiantes y los coordinadores del proyecto.

El proyecto Desclasificados, iniciado en septiembre de 2019, trabaja en el relevamiento de los 4903 documentos desclasificados entregados por el gobierno estadounidense en 2019. El sitio inaugurado en marzo incluye una base de datos con los primeros 1000 documentos indexados y 23 campos descriptivos por documento, que se irá actualizando con nuevos archivos, hasta completar la totalidad.

Seguir Leyendo