Prensa

Comunicados · 14 de mayo de 2014

Celebramos la sentencia de Casación sobre el Plan Sistemático de Apropiación de Menores

  • Fuente: Abuelas

Abuelas de Plaza de Mayo celebra la sentencia de la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal que ratifica las condenas en la causa por el Plan Sistemático de Apropiación de Menores, eleva la pena al dictador Reynaldo Benito Bignone de 15 a 25 años, y revoca las absoluciones de Eduardo Ruffo y Rubén Oscar Franco, condenados ahora a 14 y 25 años, respectivamente.

La causa por el Plan Sistemático de Apropiación de Menores se inició en 1996. En julio de 2012, el Tribunal Oral Federal Número 6 impuso una pena ejemplar de 50 años de prisión al ahora fallecido genocida Jorge Rafael Videla, entre otras importantes condenas, en este juicio que contempló 34 casos de sustracción, retención y ocultamiento de niños.

En el fallo difundido hoy, los jueces de Casación Eduardo Riggi, Liliana Catucci y Mariano Borinsky rechazaron los recursos de las defensas, que pedían la anulación del fallo y la declaración de prescripción de los hechos en juicio. En cambio, en consonancia con el pedido de Abuelas de Plaza de Mayo, confirmaron las condenas a los represores Antonio Vañek (40 años), Jorge "El Tigre" Acosta (30 años), Santiago Omar Riveros (20 años), Jorge Luis Magnacco (10 años), Víctor Gallo (15 años), y Juan Antonio Azic (14 años).

En el recurso de Casación, nuestra querella había solicitado además que se elevara la condena a Susana Colombo, apropiadora del nieto restituido Francisco Madariaga Quintela, de 5 a 12 años de prisión. Lamentablemente, la Cámara no hizo lugar a este pedido.

Para justificar el aumento de pena a Bignone, último presidente de facto, y a Franco, integrante de la última Junta Militar, Casación sostuvo que ambos tuvieron la oportunidad de devolver a los niños apropiados a sus legítimas familias. Sin embargo, optaron por perpetrar su ocultamiento al quemar la información que pudiera existir sobre su paradero.

Cabe destacar que la sentencia da por comprobada la existencia de una "práctica generalizada y sistemática de sustracción, retención y ocultamiento de menores", a la vez que confirma que "la apropiación de niños constituye una forma de desaparición forzada y un crimen de lesa humanidad" y que este delito "se sigue cometiendo hasta que los niños apropiados recuperan su identidad".

Este fallo, entonces, implica un reconocimiento a los casi 37 años de lucha de nuestra Asociación. Las Abuelas aplaudimos estos criterios que permiten profundizar la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia para nuestros/as hijos/as desaparecidos/as y nuestros/as nietos/as apropiados/as.

Seguir Leyendo