Prensa

Comunicados · 05 de septiembre de 2018

Casación anuló la vergonzosa absolución del represor Eduardo Alfonso

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Además, ordenó que se dicte un nuevo pronunciamiento acerca de su excarcelación. Las Abuelas exigimos la pronta prisión del represor para evitar una vuelva a fugarse.

 

Abuelas de Plaza de Mayo celebra la decisión de la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal de anular la absolución del ex General Eduardo Alfonso por el homicidio doblemente calificado de Antonio Domingo García, padre de nuestras nietas Juliana y Bárbara García Recchia. En consecuencia, también resolvió que deberá dictarse un nuevo pronunciamiento acerca de la excarcelación de Alfonso.

La Cámara, además, revocó la absolución del ex capitán Rafael López Fader por el homicidio del diputado Diego Muniz Barreto y el homicidio tentado de Juan José Fernández.

Esta Sala -integrada por los jueces Ángela Ledesma, Alejandro Slokar y Mariano Borinsky- hizo lugar a los recursos de las querellas y la fiscalía y consideró que la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 de San Martín “resulta arbitraria por la omisión de ponderar elementos dirimentes y de responder planteos conducentes de la acusación, arribándose a una absolución infundada”, dado que no puede negarse la responsabilidad de Alfonso sobre los resultados del operativo en el que se dio muerte a García.

En su veredicto de noviembre de 2017, los jueces del TOF 1 -Marta Milloc, Diego Barroetaveña y Marcela Mónica- habían considerado que los hechos constituían delitos de lesa humanidad y dieron por probada la participación activa y “a la delantera” de Alfonso en el allanamiento ilegal en Villa Adelina en el que fueron secuestradas la embarazada Beatriz Recchia y su hija Juliana, de tres años, y fue asesinado García. Pero, pese a la gravedad de los delitos, habían impuesto la pena mínima de 4 años por los secuestros y, además, insólitamente, decidieron absolver a Alfonso por el asesinato de García, ocurrido en ese mismo operativo.

Cabe recordar que en ese juicio la fiscalía y las querellas habíamos solicitado al TOF 1 la pena de prisión perpetua por estos hechos.

Alfonso, en junio de este año, fue excarcelado por alcanzar los dos tercios de la irrisoria pena mínima que recibió y volvió a gozar de la impunidad que vivió durante 40 años. Entre sus antecedentes, llegó ser Secretario General del Ejército durante la jefatura del General Ricardo Brinzoni. Recién en diciembre de 2008, fue detenido y procesado, pero en agosto del año siguiente la Cámara Federal de San Martín lo liberó. En 2012, ante una nueva orden de detención, se fugó a Paraguay, donde vivió cuatro años con documentos de identidad falsos.

Ante este historial, exigimos que Alfonso sea llevado inmediatamente a prisión para evitar que vuelva a fugarse. Asimismo, instamos al Tribunal a expedirse con celeridad y a dictar la prisión perpetua para Alfonso, única pena posible para delitos de esta magnitud.


Seguir Leyendo