Prensa

Noticias · 04 de julio de 2020

"Agradezco a las Abuelas que nos siguen enseñando de luchas”

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Después de tres meses llegó a su fin “Las Abuelas y el derecho a la identidad”, la capacitación multidisciplinar realizada por nuestra Asociación junto con la provincia de Santa Cruz.

Entre las 83 personas que aprobaron la cursada se cuentan psicólogos, docentes, militantes sociales, empleados del sector público y público en general no sólo de Santa Cruz sino de toda la Argentina e incluso Brasil y Uruguay. Coordinadas por el área de Educación de Abuelas, pudieron conocer el trabajo de las Abuelas en sus diversos aspectos (genético, jurídico, etc.). Las clases a distancia incluyeron materiales complementarios como videos, libros y otros recursos, y durante la formación se abordaron en profundidad, por ejemplo, las representaciones sociales que debieron combatir las Abuelas a lo largo de su lucha.

“Desde el punto de vista histórico, me sorprendió la red que establecieron las Abuelas en el ámbito de los Derechos Humanos a nivel internacional para dar visibilidad a lo que ocurría en Argentina y en América Latina. Tampoco sabía de su aporte con respecto al derecho a la identidad en la Convención por los Derechos del Niño, que trasciende la propia causa, alcanzando a la niñez a nivel mundial”, afirmó una de las participantes.

Hubo quien destacó “cómo las Abuelas hicieron avanzar al campo científico con respecto a la genética y que ésta se volcara hacia la población”, también quien desde la docencia valoró los materiales propuestos para trabajar en el aula en los distintos niveles, o quien agradeció poder incorporar conceptos sobre ciertas cuestiones, como las discusiones en torno lo legal y psicológico relacionadas con el derecho a la identidad y los delitos de lesa humanidad. “Me habilitó a problematizar y des-romantizar el proceso de reconstrucción de la identidad de las personas que fueron apropiadas. –sostuvo una estudiante–. Fue sumamente enriquecedora para mí la puesta en tensión de los conceptos con los relatos de nietxs restituidxs”.

Hubo mensajes de afecto y cariño: “Agradezco a Abuelas y al Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Santa Cruz por esta posibilidad y sobre todo gratuita. Gracias además por dejarnos tanto material para volver a ver, releer y poder usar en el futuro”, expresó una maestra. “Agradezco a las Abuelas, que tanto representan, que mantienen viva la memoria de un pueblo entero, que siguen educando, que siguen luchando, que nos siguen enseñando de luchas, de resistencia. Son las Abuelas de todos y el pueblo las abrazará, siempre”, remarcó otra.

Una psicóloga que trabaja con niños en su práctica clínica destacó que el curso la ayudó mucho a pensar sobre situaciones donde se replica de algún modo la apropiación de niñxs aunque no sea por terrorismo de Estado. “Trabajamos con las consecuencias de esto”, dijo. “Me conmovió cada testimonio y me nutrí de relatos que me van a permitir seguir trabajando acerca de la identidad. Me desempeño en una institución pública destinada a la primera infancia –relató–, y considero fundamental contar con más información que pueda garantizar ese derecho. Entiendo que es una obligación de todxs los ciudadanos y me comprometo a hacerlo. ¡Gracias por esta maravillosa oportunidad de seguir tejiendo el legado de las Abuelas!”.

De las evaluaciones que los participantes hicieron, compartimos algunos fragmentos que nos resultaron emotivos y que manifiestan una comprensión profunda de la problemática objeto de la cursada:

“Quiero agradecerles por este curso durante un momento tan extraño socialmente. El aislamiento se siente sólo físico cuando podemos construir estos espacios de encuentro y reflexión”.

“Me quedaron resonando las emociones diversas que fueron atravesando quienes recuperaron sus identidades de origen y la idea de que no hay caminos lineales o ‘buenos recorridos’ sino que cada cual hace con su verdad un trabajo propio de construcción identitaria”.

“Es tarea de todos y todas estar activos, alertas, educados para acompañar y seguir esta lucha, para reivindicarla, para que no sea en vano y para que todas estas representaciones sociales que aún siguen en el ‘inconsciente colectivo’ se terminen de erradicar”.

“Muchas veces se naturaliza, en un lugar idealizante, la restitución de un nieto, que por un lado es sin dudas un hecho celebrable en democracia, pero que desde ese lugar olvida la variedad de elementos que hay detrás de ese acto. Se olvida el proceso no exento de dolor que transitan los nietos y las nietas; se da por hecho que ‘dejan la familia apropiadora’ y son ‘automáticamente felices’; se simplifica el proceso psicológico que debe transitar la familia que busca a un nieto o nieta; se mecaniza el proceso judicial que deben transitar estas mismas personas hasta restituir realmente su identidad; y en un punto se simplifica también la actividad de Abuelas de Plaza de Mayo, ya que su trabajo no se reduce a encontrar a personas únicamente mediante campañas mediáticas, sino que para llegar a la restitución hubo que realizar un proceso ampliamente complejo de investigación científica; militancia política bajo severas amenazas (sobre todo en ciertos períodos); creación y desarrollo de técnicas de análisis genético y de búsqueda antropológica e histórica; revisión y disputa de los sistemas judiciales para poner en práctica mecanismos legales que aporten y permitan la búsqueda de nietos y nietas; establecimiento de redes comunicacionales, políticas y con organismos de derechos humanos; apoyo, contención y seguimiento psicológico a víctimas y familiares; y en medio de esa complejidad, seguir ellas con sus vidas, su cotidianidad, después de todo, son personas que se animaron a denunciar lo que hasta un momento nadie se animaba a gritar que estaba ocurriendo”.

“Me comprometo a compartir lo que he aprendido, es muy importante que este tipo de cursos sigan en pie, que se fomenten, que se engrandezcan, hay muchas personas como yo que no tienen la mínima idea del trabajo que han realizado, que realizan y que realizarán las Abuelas de Plaza de Mayo. Solo me queda decir gracias”.

“Me siento aún más orgullosa del aporte que hicieron especialmente en lo que respecta a derechos en infancia que podrán recoger sus frutos las generaciones por venir. Ahora tomo una real dimensión de la intervención de Abuelas en el mundo, pero lo que más valoro es su búsqueda genuina, su ética, el respeto absoluto con que llevan a cabo su misión. Espero tener muchas oportunidades para trasmitir su obra”.

“Quiero destacar que tanto en el curso como en la lucha de Abuelas sobrevuela un aura de amor, que se ve reflejado tanto en las entrevistas a los nietos como en el resto de los involucrados en este camino, y que encontré en esa sensación de amor inmenso la fuerza para sobrellevar algunos tramos de los testimonios que fueron realmente duros”.

“Quiero agradecerles a los encargados de este curso por el compromiso con la verdad y la justicia y permitirme ser parte de él; y decirles que me llenó de conciencia, compromiso y en fin, felicidad”

“Hay que estar comprometido con esta lucha, apoyarla, y no abandonarla hasta que el último nieto sea restituido”.

Seguir Leyendo