Prensa

Comunicados · 16 de agosto de 2021

Adiós a nuestro entrañable amigo, Coco Blaustein

  • Fuente: Abuelas
  • Autor: Abuelas

Elegimos despedirlo con el recuerdo de todo lo compartido y agradecerle su compromiso y cariño. Hasta siempre querido Coco.

Despedimos con inmenso pesar a nuestro entrañable amigo, David "Coco" Blaustein, director, cineasta, militante político, de la vida, la justicia, la memoria y el futuro. Un compañero de una generosidad y calidez sin igual, de esos que no se hacen notar, pero se sabe que están ahí, dispuestos a poner el hombro, el trabajo solidario, a acompañar.

Coco se acercó a las Abuelas con la idea de realizar un documental para dar a conocer la búsqueda de los nietos y nietas secuestrados y apropiados en dictadura. Con un equipo de profesionales inició la tarea de investigación y realización de entrevistas a familiares, nietos y nietas, y con calidez retrató la intimidad de una búsqueda que aún continúa. Botín de Guerra se estrenó el 20 de abril de 2000 y se convirtió así en “El” documental sobre el trabajo denodado y amoroso de las Abuelas, que recorre aún hoy escuelas, ciclos de cine debate y constituye un material histórico para la institución y la sociedad.

Con la película, Coco tejió lazos personales e institucionales que lo ligaron a Asociación para toda la vida. Aunque su vida ya estaba ligada a las Abuelas, el propio Coco podría haber sido uno de sus hijos. Supo reivindicar a su generación militante con la mítica película Cazadores de Utopía y luego con toda su filmografía política.

Pero “Botín” fue solo el inicio de este amor. En 2003, cuando Abuelas ya había decidido salir fuerte a convocar a los jóvenes con dudas, desde el Museo de cine Pablo Ducros Hicken asesoró en la realización del concurso Cine por la Identidad que intentaba llegar a espacios donde transitaran posibles nietos y nietas. Difundió la iniciativa y convocó a otros cineastas para juntos conformar y trabajar en el jurado. En 2010 acompañó las actividades en el stand de Abuelas del Bicentenario y, en 2013, puso a disposición su productora para la realización conjunta de la serie documental sobre la restitución de nietos y nietas “Acá Estamos”. En 2016, participó en la incipiente Casa por la Identidad con el ciclo “Cine por Identidad. Coco siempre estaba a mano para ser consultado. Era de esos amigos permanentes de Abuelas, presente en los brindis, cumpleaños, aniversarios, uno más de la casa.

Con su andar tranquilo, su mirada aguda y melancólica, siempre aportaba una palabra justa, alentadora, en los momentos difíciles y también los felices de la institución. Firme en cada restitución, se podía ver a Coco, con o sin cámara entre la multitud, disfrutar de ese triunfo colectivo. Apretado entre compañeros y compañeras, siempre detrás de cámara.

Cada 24 de marzo también estaba, se acercaba a la bandera de Abuelas, saludaba, observaba mucho, conversaba un poco. Sus ojos, los ojos de muchos, como las muchos que hoy lo lloramos.

Por eso elegimos despedirlo con el recuerdo de todo lo compartido y agradecerle su compromiso y cariño. Hasta siempre querido Coco.

Abrazamos a sus familiares y amigos.

Seguir Leyendo